Artículo redactado por el colaborador de este blog   “Fisioterapia-Online.com”

La tortícolis es una lesión bastante frecuente que se produce en la zona cervical por una contractura del músculo ECOM (esternocleidooccipitomastoideo) situado en la zona lateral del cuello, es el encargado de realizar los movimientos de rotación contralateral,extensión de cuello y es también un músculo accesorio de la respiración, sobre todo en la inspiración (cuando se coge aire).

LA tortícolis se suele producir debido a malas posturas de la región cervical mantenidas en el tiempo, a la hora de dormir la siesta sentados en el sofá o cuando se duerme durante la noche debido a que la almohada no es la correcta, también se suele producir por cambios bruscos de temperatura que se aplican directamente en la región cervical, como pueda ser el aire acondicionado de La Oficina.

Se puede producir tanto en adultos como en niños.

Los síntomas que produce dicha tortícolis suelen ser, dolor a la hora de mover el cuello hacia el lado afectado, incluso imposibilidad de realizar cualquier acción de ese músculo debido a la contractura que tiene el ECOM.

Debido a esto se puede observar en el paciente, una postura antialgica de cabeza girada hacia el lado de la lesión.

El tratamiento de la tortícolis suele ser a base de antiinflamatorios, aplicación de calor e incluso el collarín ( nada recomendable), si la lesión persiste durante un par de días lo mejor es acudir a un fisioterapeuta a tratar dicha lesión.

El tratamiento en fisioterapia consiste en:

  • Masoterapia: un buen masaje es fundamental en esta lesión para rebajar la tensión muscular que está bloqueando la movilidad de la zona cervical, e internar devolverle la tensión normal.
  • Termoterapia: la aplicación de calor en la zona afectada, favorece en gran medida la disminución de la tensión muscular y devolverlo a su estado normal.
  • Estiramientos: para terminar el tratamiento, se deben realizar los estiramientos propios de dicho músculo para terminar de eliminar el dolor y devolverle más movilidad y el tono muscular que tenía al principio de la lesión.
  • Higiene postural: al paciente se le enseñaran una serie de posturas y medidas siempre se adaptarán al tipo de trabajo y acciones de la vida diaria que realice para evitar que le vuelva a suceder la torticolis.

Conclusión

La tortícolis es una lesión bastante frecuente que afecta a la región cervical y se debe a una contractura del músculo ECOM, suele producirse debido a malas posturas y mantenidas en el tiempo sobre todo a la hora de dormir la siesta o por la noche.

Puede afectar tanto a niños como adultos.

Se observa una postura antialgica de la cabeza, girada hacia el lado afectado.

Los síntomas suelen ser dolor debido a la contractura e imposibilidad de girar la cabeza al lado contrario a la lesión.

El tratamiento de la tortícolis suele ser a base de antiinflamatorios, termoterapia e incluso collarín, aunque lo más recomendable es ir a un fisioterapeuta si la lesión perdura y cuyo tratamiento consiste en: masoterapia para relajar el músculo afectado, termoterapia para disminuir el tono muscular, estiramientos para devolverlo a la tensión normal e higiene postural, enseñándole al paciente diferentes medidas para evitar que vuelva a aparecer la torticolis.

 

Artículo redactado por el colaborador de este blog   “Fisioterapia-Online.com”