Ya empieza el buen tiempo y con ello las ganas de poder lucir un bonito cuerpo en la piscina de nuestra urbanización, en la de aquel amigo o primo generoso o para el que no tenga nada de lo anterior, siempre nos quedará recomendar la playa del Postiguet.

Para intentar conseguir este propósito nos apuntamos de cabeza al gimnasio y no solo nos apuntamos sino que encima vamos!

Y como consecuencia en los primeros días, aparecen las tan temibles agujetas.

En este artículo os explicamos que son y como apaliar el dolor producido.

Las agujetas no son más que Microrroturas de fibras musculares.
Técnicamente es la rotura de los sarcómeros musculares, lo que acaba produciendo un efecto de inflamación del músculo.
Las agujetas surgen por una falta de adaptación al ejercicio, el músculo no está habituado a trabajar en esa determinada angulación o intensidad de trabajo y el tejido muscular y conectivo sufre alteraciones estructurales a modo de microroturas. Es conveniente que entrenes con agujetas, es la única forma de reducirlas, eso sí, no apliques una carga elevada, es preferible realizar una sesión suave a no hacer nada. Aunque parezca una incongruencia, esto es así debido a que la actividad física en un músculo con agujetas provocará un aumento del riego sanguíneo que aportará nutrientes y “limpiará” al tejido de productos de desecho.